Saltar al contenido
Tecnología Obsoleta

La Gran Guerra en 100 imágenes poco conocidas

11 noviembre 2018

Hace ahora un siglo que finalizó la Primera Guerra Mundial o, como decían entonces la “Guerra Europea” o “Gran Guerra“. Muchos medios están publicando estos días galerías con imágenes del conflicto, pero a mí me apetecía ofrecer algo diferente. Desde el comienzo de la guerra en 1914, hasta meses después de su finalización en 1918, se publicó en la neutral España una curiosa revista de periodicidad caótica llamada “La guerra ilustrada” (Biblioteca Nacional). A pesar de que se observa un claro sesgo hacia los aliados y la mayor parte del material gráfico con el que se alimentaba procedía de agencias británicas, siempre lo he considerado como una publicación gigantesca tanto por su tamaño como por su contenido. He filtrado los cientos de números de esa publicación para intentar reunir una colección de imágenes poco conocidas de la Gran Guerra.

Me gustaría que mis lectores las revisen con cuidado, que miren el rostro de las gentes, personas que vivieron hace cien años, en tiempos de nuestros abuelos, gente como nosotros que se vieron arrastradas al infierno por culpa de los más estúpidos sentimientos humanos. El veneno inoculado en la Europa posterior a la guerra Franco-Prusiana en 1871 terminó por estallar en un conflicto mundial que se convirtió en un chiste macabro. Millones de muertos por culpa de un plan de combate infantil (el Plan Schlieffen era una auténtica estupidez trasnochada), de una ambición colonial sin límites y de ese cáncer abominable que es el nacionalismo en todas sus variantes. Durante cuatro años de infierno entre trincheras, enfermedades e imbecilidad, con generales enviando a morir a miles de jóvenes cada día sin la más mínima esperanza de ganar ni un metro de terreno, se alimentaron las semillas de lo que, más tarde, fue la Segunda Guerra Mundial, una simple continuación a modo de venganza de la Gran Guerra. El Tratado de Versalles se redactó con simple afán de hundir al enemigo, sin el más mínimo sentido de la responsabilidad y, ya se sabe lo que sucedió apenas dos décadas más tarde. Hoy, todavía estamos sufriendo todo aquello. Echemos una mirada a aquellas gentes y a su vida en medio de la guerra a través de esta muy personal selección de 100 fotografías de la época (no indico fechas ni se incluyen personajes históricos, sólo aparecen gentes normales en situaciones cotidianas, o de combate, en un tiempo excepcional y terrible)…

Despedida de soldados italianos que marchan al frente.
Grupo de transmisiones telefónicas alemán.
Soldado inglés dormitando en un depósito de munición de los Dardanelos.
El horror en una trinchera alemana.
Soldados cretenses en la guarnición de Atenas.
Enfermeras camino del frente Belga.
Aprendices de conducción de tranvías en Glasgow.
Jóvenes auxiliares del ejército inglés (Inspección general de suministro de forrajes).
Algunas de las históricas estatuas de bronce localizadas en Innsbruck que, según la prensa de la época, iban a ser fundidas para la fabricación de armas.
Aeroplano “Albatros” capturado por los rusos.
Grupo de artilleros austriacos.
Grandes hornos italianos para cocer pan cerca del frente.
Soldados italianos recibiendo despachos telefónicos en los Alpes.
Juego de cartas en un hospital de campaña del frente oriental.
Terror tóxico en Verdún.
Soldados escoceses abriendo trincheras en Salónica.
Preparando un globo de observación francés.
Cocina móvil de campaña.
Persiguiendo ratas que infestan las trincheras.
Hundimiento del dirigible alemán Zeppelin L-15 en aguas del Canal de la Mancha.
Preparando un grupo de cometas para tareas de reconocimiento en el frente.
Tanque de ensayos para aprendizaje del uso de trajes de buzo del ejército inglés.
Remolcador inglés dotado con un globo explorador.
Restos de un dirigible alemán caído en Salónica.
Mina alemana, desarmada y reconvertida en boya de navegación en el río Tigris.
Cúpula blindada móvil alemana.
Buzón de correos en un campamento cerca del frente occidental.
Periscopio de trinchera. Asomar la cabeza no era buena idea.
Un mensaje mortal para la trinchera vecina.
No hay finales felices…
Un nuevo disco llega al frente para alimentar a un gramófono en un momento de tranquilidad.
El terror de los gases mortíferos llega incluso hasta las trincheras de Salónica.
Un instante en una trinchera perdida en algún lugar del norte de Francia.
Un momento de tranquilidad.
Los cráteres producidos por los obuses se convierten en efímeros lagos con las lluvias.
Llegada del correo al frente del norte francés.
Grupo de soldados británicos equipados con motos artilladas.
Bomba doble lanzada por un mortero alemán que no estalló al caer al terreno fangoso entre trincheras.
Un refugio en medio de los Vosgos.
Entre barro hacia el infierno.
Automóvil blindado estadounidense armado con ametralladoras.
Fábrica estadounidense de aeroplanos de guerra Curtiss.
Patrulla india en el norte de Francia.
Soldados austro-húngaros atacando con un nuevo modelo de lanzallamas.
Cohetes para iluminar el campo de batalla y para el envío de señales en una trinchera francesa.
Soldados canadienses limpiando una pieza de artillería de gran calibre.
Globo francés de observación.
Prisioneros austro-húngaros en los Alpes italianos.
En la barquilla de un dirigible de vigilancia británico.
Conductora de ambulancia en el frente belga.
Soldado de caballería alemán camino del frente.
Transporte de heridos en ambulancia automóvil.
Triciclo antiaéreo estadounidense.
A la guerra en bicicleta.
Defensa antiaérea improvisada preparada por voluntarios en Venecia.
Una mujer visita los restos de lo que había sido su hogar en un pueblo del norte de Francia.
Transportadores italianos de munición en las cumbres de los Alpes.
Laboratorio para producción de vacunas contra el tifus en un hospital de campaña francés.
Prisioneros alemanes y soldados canadienses compartiendo el té a escasos metros de la línea del frente.
Mujeres carboneras en una barcaza en el Támesis.
Soldados portugueses aprendiendo el uso de máscaras antigás.
Sección de artillería costera alemana equipada con máscaras antigás.
Interior de una fábrica de municiones británica.
Aparato de rayos X en un hospital de campaña francés.
Artillería silenciada.
Transporte de piezas de artillería en Bagdad.
Congresistas de los Estados Unidos invitados por los británicos a conocer un novísimo artilugio para la guerra llamado “tanque”.
Golosinas y bombones en medio del desastre.
Soldado equipado con un casco-escudo alemán.
Hotel de París convertido en espacio para el ocio de los soldados destinados al frente.
Esta imagen tomada en Lens, Francia, resume todo lo que fue la Primera Guerra Mundial.
Pasando el rato en un refugio de París durante un bombardeo.
Puesto de combate en el frente Serbio.
Suscripción publica para la compra de un aeroplano con destino al frente.
Escaparates de París, con los cristales reforzados con bandas de papel para prevenir roturas ante los estruendos de la artillería que llegaban del frente.
Mutilados de guerra aprendiendo el oficio de peluquero.
Ferrocarril de vía estrecha para transporte de municiones en el frente de Flandes, en medio de un paisaje desolado.
Protección ante las mortales nieblas de la guerra química.
Mujeres inglesas trabajando en una factoría de aeroplanos de guerra.
Generador de niebla artificial de camuflaje en un buque inglés.
Palomar móvil para mensajes militares.
Acorazado de madera convertido en una oficina de reclutamiento en Nueva York.
Un hogar destrozado en el norte de Italia.
Ambulancias de la Cruz Roja mientras son lavadas en un riachuelo francés cercano al frente.
Mujeres estadounidenses destinadas al trabajo en granjas durante el conflicto.
Mujeres empleadas en la limpieza y vigilancia de las líneas férreas británicas.
Interrogatorio a un soldado alemán en el frente de Flandes.
Una de las clases para los aspirantes del cuerpo británico de telegrafía.
Oficina del Banco de Inglaterra para la gestión de empréstitos de guerra.
Vida en las trincheras.
Equipamiento de combate contra guerra química. De izquierda a derecha: estadounidense, inglesa, francesa y alemana.
Soldados serbios durante una representación teatral al aire libre en el frente de Macedonia.
Miembros de las tripulaciones de lanchas británicas para rescate de náufragos.
Enfermeras y soldados ingleses recogiendo “recuerdos” de una aeroplano alemán derribado cerca de un hospital de campaña.
Cañón alemán de largo alcance capturado por soldados australianos y expuesto en París.
Restos de un aeroplano alemán caído tras las líneas británicas.
Submarino alemán, uno de los entregados a los británicos tras el fin de la guerra, entrando en Londres.
Trabajadoras inglesas de una factoría de armas que pasan a fabricar aviones, coches y muebles de juguete al final de la guerra.
Submarino alemán entregado a los británicos durante una inspección en un muelle de Londres.
Submarinos alemanes entregados a los Estados Unidos tras el conflicto.
Las calles de Berlín bajo toque de queda tras los disturbios en los que estalló al final de la guerra, en los albores del nacimiento de la República de Weimar.
Soldados canadienses en el puerto de Southampton. embarcando hacia América a bordo del transatlántico RMS Olympic.
Alegría por el final de la “guerra que acabará con todas las guerras”. No imaginaban lo que en poco tiempo iba a volver a suceder.
Piezas de artillería alemanas empleadas como elemento decorativo, con gallo dorado incluido, en los desfiles de la Victoria celebrados en París.
Un viernes negro añejo (ordenadores de los 80)
El “telekino”, la invención que revolucionó el control a distancia