4′33″

Música | 4 diciembre 2005

portada composiciónHay una composición, en toda la historia de la música, que siempre me ha fascinado. No se trata de una gran sinfonía o una obra coral de endiablada complejidad. Es una de las “cosas” más raras que uno puede encontrarse en un concierto, porque, aunque “suene” raro, ésto se “toca”. Me refiero a 4 minutos 33 segundos, obra de John Cage.

Vale, ¿y qué tiene de especial esta obra? Para ser la más famosa de Cage… no puede decirse que sea muy “estridente”. Imagínese el lector de este blog acudiendo a un concierto de música clásica. Los intérpretes, y el director, toman posiciones, se acomodan, abren sus partituras y… comienza la obra, transcurriendo cuatro minutos y treinta y tres segundos sin que se escuche ni una sola nota, sólo silencio, silencio… en definitiva, no se oye nada de nada.

Y no, no es broma, la “cosa” se toca en concierto y hasta se han dedicado a ella sesudos ensayos musicológicos. El resultado, lejos de ser motivo de burla, resulta sorprendente y muy curioso.

Quien se anime a escuchar esta obra con “sonidos del silencio” (sigue sin ser broma) aquí tiene la oportunidad:

– MIDI: john_cage_4m33s.mid (39 bytes, MIDI)
– OGG: 433.ogg (8,827 bytes, Ogg Vorbis)
– Sun .au: 433.au.gz (2,982 bytes — 3MB unGZ’d, AU)
– Wav: 433.zip (3,108 bytes — 3MB unzipped, WAV)