El MONIAC, o Financefalógrafo: el simulador de la economía

Obsolescencia | 7 febrero 2019


En 1946 fue presentado el ENIAC (Electronic Numerical Integrator And Computer), o Computador e Integrador Numérico Electrónico, un ordenador comercial que ocupaba una habitación grande, generaba grandes cantidades de calor, y se alimentaba de exhaustas válvulas de vacío, electricidad en cantidades industriales y el estrés de sus operadores humanos (seis mujeres pioneras fueron encargadas de programarlo). El caso es que el ENIAC se hizo famoso en su época, por lo que a muchos aparatos les pusieron nombres similares para ver si se les pegaba algo del éxito del monstruoso ordenador.

Por eso, cuando en 1949 se presentó otra máquina más modesta en cuanto a tamaño, el “Financefalógrafo” (originalmente Phillips Hydraulic Computer, o también “Financephalograph”), hubo quien muy pronto buscó un nombre con más gancho: MONIAC (como ENIAC, pero con “money”, dinero, por delante)1. Su inventor fue el neozelandés William Phillips, que soñaba con crear una máquina capaz de presentar visualmente los procesos que se dan en las economías modernas, más concretamente la economía británica y la estadounidense (Phillips se encontraba por entonces en la London School of Economics). El MONIAC, un armario de unos dos metros de alto por 1,20 de ancho y casi un metro de fondo, fue construido de forma artesanal por el propio Phillips y varios colegas, aparentando ser un extraño engendro repleto de tuberías transparentes y armazones de madera. Y, ¿para qué servía la cosa? La revista Fortune, en su edición de marzo de 1952, publicó un curioso artículo que intentaba explicar la cuestión sobre cómo funcionaba este “simulador de la economía”. Paso a traducir de forma muy personal algunas de las cosas que se comentaban en esa revista de hace casi setenta años…

La economía en treinta minutos fascinantes.
Este ingenioso dispositivo hidráulico enseña loa principios económicos en unas pocas operaciones, fáciles y muy visuales. Fue inventado por un ingeniero eléctrico neozelandés llamado W. A. Phillips y ha sido apodado como MONIAC. (…) Hay dos modelos en los Estados Unidos, una está en el Roosevelt College y el otra en Harvard. En esencia, el MONIAC traza el flujo circular de dólares a través de la economía. Estos flujos están controlados por nueve esclusas o “funciones” ajustables, cada una de las cuales regula un conjunto de efectos de los ingresos nacionales sobre los ingresos fiscales, el gasto público en consumo, el gasto interno en importaciones o exportaciones, los tipos de interés, el ahorro, inversión, el tipo de cambio de las exportaciones y las importaciones… Estas “funciones” son arbitrarias en el sentido de que representan el comportamiento del gobierno, de las empresas o de los consumidores y deben ser incorporadas a la máquina como casos supuestos. Establecidas estas “funciones”, el MONIAC puede mostrar rápidamente, por medio de escalas gráficas, cómo los cambios en cualquier número de variables económicas afectan simultáneamente a todas las demás.

Modelo restaurado de una máquina MONIAC. De The Phillips Machine Project, Nicholas Bar, LSE Magazine, Junio de 1988.

Una vez que se inicia un proceso de simulación, el MONIAC extrae dólares (agua coloreada) del tanque inferior marcado con la etiqueta “saldos activos”, que representa el stock total de divisas y crédito bancario en la economía en un período de tiempo determinado. Como ingreso, estos dólares son bombeados a lo alto, donde son distribuidos en diferentes cantidades (por válvulas controladas por las “funciones”) entre impuestos, consumo y ahorros. A partir de ahí se muestran varias opciones que dependen del volumen de gasto público, los ahorros, la inversión y la propensión de los consumidores a gastar. Algunos de los dólares se drenan para pagar las importaciones; otros se devuelven en pago por las exportaciones. El flujo total vuelve al equilibrio de trabajo en el tanque inferior, donde un aparato de retroalimentación bombea de nuevo los dólares en circulación. A medida que los niveles cambian en los diferentes tanques, los flotadores activan los controles a través de cuerdas y cintas, abriendo y cerrando compuertas, moviendo las “funciones”. (…) El MONIAC trata de la macroeconomía, el funcionamiento del sistema económico completo (…). Pero no es necesariamente keynesiano, una confusión que a menudo se produce debido a la preocupación keynesiana por el análisis de ingresos. En realidad, se puede programar para cualquier modelo económico. (…) Muy a menudo la máquina genera resultados imprevistos (…).


Vídeo relacionado.


1 Parece ser que el primero en llamar a este aparato como MONIAC fue A. P.Lerner, del Chicago’s Roosevelt College.