Saltar al contenido
Tecnología Obsoleta

Futurismo Commodore

29 abril 2018

Hoy toca artículo de relleno, así de sencillo. He estado actualizando las tripas de mis blogs (actualización SSL y navegación https), incluyendo TecOb, y tengo que probar el sistema de feeds y, sobre todo, si Feedly no da problemas. Así que vamos allá, aprovechando la tontería para mencionar un viejo y encantador cacharro.

A finales de los años setenta y principios de los ochenta, cuando en una película de ciencia ficción se debía mostrar un ordenador futurista, siempre se acudía a ciertos modelos de la época que, por su aspecto, parecían entonces propios del siglo XXI. He ahí, por ejemplo, el caso del Intertec Superbrain. Pero, sin duda, lo que más se empleó para dar sensación de estar con un pie en el futuro fue el Commodore PET.

Commodore PET. Imagen de Rama-Musée Bolo, Cc-by-sa-2.0-fr

Sus formas eran tan llamativas, que podías contemplarlo en el decorado de una nave espacial o en la escena de un laboratorio futurista. Hay que reconocer que tiene un encanto que todavía se mantiene en gran medida.

El Personal Electronic Transactor, de ahí lo de PET, fue una apuesta que Commodore comercializó entre 1977 y 1982. Aunque no era la más potente de su tiempo y muy pronto se vio superada por varios competidores, esta computadora personal mantuvo entretenida a una legión de seguidores durante varios años. Es curioso mencionar que sus usuarios recibían bajo suscripción una revista “electrónica” para tener actualizada su máquina… ¡una revista que se enviaba a los hogares en forma de cinta de cassette! Sí porque, cómo no, la principal vía de entrada de datos al ordenador era una lectora de cassettes, aunque posteriormente también se le pudo enchufar un lector floppy de 5,25″ o bien de 8″.

Un Commodore PET en su elemento. Imagen: Tyne & Wear Archives & Museums.

El PET fue el primer ordenador completo de Commodore, y hay quien dice que fue el primer ordenador “todo en uno” de la historia. El PET fue evolucionando y ganado en potencia con el paso del tiempo, llegando a ser un éxito de ventas y uno de los ordenadores más utilizados tanto en el ámbito de la educación como de las pequeñas y medianas empresas a principios de los ochenta. El primer modelo PET (con OS BASIC montado en ROM), llamado “2001”, era todo un juguete que costaba 795 dólares, dotado de CPU MOS 6502 a 1MHz, entre 4 y 8 K de memoria RAM y una pantalla con matriz de 40 por 25 caracteres de texto y 9 pulgadas.