La caída de un B-2

En este vídeo puede comprobarse lo que puede suceder cuando un grupo de sensores de vuelo pertenecientes a un B-2 fallan. La geometría de este bombardero «invisible» hace necesaria la utilización de gran cantidad de sensores que automatizan y estabilizan su vuelo, sin su utilización se convertiría en una nave prácticamente imposible de pilotar. Durante el despegue de uno de estos bombarderos en la Base Anderson de Guam, el pasado mes de febrero, la computadora de control de vuelo hizo girar inesperadamente la nave hasta hacer que el extremo del ala izquierda contactara con el suelo. En ese momento, a pesar de encontrarse prácticamente en el suelo, los dos pilotos deciden eyectarse, justo antes de que el aparentemente inofensivo error de lectura de los sensores, que «confundió» a la computadora, convirtiera al costoso aparato en una bola de fuego.