Mueva ese hotel, por favor

Obsolescencia | 18 mayo 2014


He aquí el que es considerado como el transporte de un edificio completo más importante del siglo XIX. El Hotel Brighton Beach se situaba en la costa de Coney Island, al sur de Brooklyn. No sólo en la costa, sino al borde de ella, limitando con la playa. Tanto es así, que la gran estructura de madera y metal estaba expuesta a la acción de las olas en las tormentas, por lo que sus cimientos comenzaron a ceder y su estructura amenzaba con derrumbarse si continuaba en ese lugar. Bien, ¿lo construimos en otro lugar? ¿Reforzamos los cimientos y levantamos un dique? Nada de eso, movamos todo el edificio tierra adentro. La solución fue, cuando menos, espectacular en su ejecución, llevada a cabo en abril de 1888.

brighton_1
Transporte del Hotel Brighton Beach. Fuente: Scientific news for general readers, 1888.

El hotel formaba parte de un complejo de vacaciones muy concurrido que comenzó a construirse hacia 1868. El edificio fue abierto al público en el verano de 1878, pero pronto se pudo comprobar que no había sido muy buena idea levantarlo allí. Varias tormentas inundaron parte del interior, por lo que, para evitar un desastre, se planificó un traslado del edificio completo.

brighton_3
Detalle del sistema de vagones que servía de plataforma durante el traslado. Fuente: Scientific American, 1888.

Nada de desmontar secciones en piezas, todo el hotel sería desplazado más de medio kilómetro hacia el interior. El 2 de abril de 1888 comenzó la operación, que se extendió a lo largo de nueve días. No fue un juego de niños, el proyecto de ingeniería resultante fue impresionante. Se colocaron varias vías de ferrocarril con un sistema de 112 vagones que actuaban como plataforma sobre la descansaba el hotel. Seis locomotoras de vapor se encargaron de realizar la tarea.

brighton_2
Fotografía de las operaciones de traslado del hotel. Fuente: Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos.