Aquí empezó todo…

Obsolescencia, Personal | 11 febrero 2008


Recuerdo muy bien la primera vez que accedí o, mejor dicho, intenté acceder a Internet. Durante muchos meses, gracias a la “lata” que daban revistas como PC-Actual y otras publicaciones del sector, la pasión por la “red de redes” iba creciendo por doquier. Cierto día de 1994, armado con una lista bastante larga de direcciones FTP y servicios Telnet, además de algún Gopher, intenté conectarme a través de una de las terminales provisionales que habitaban las instalaciones docentes, también provisionales, de Ingeniería Superior de Telecomunicaciones de la Universidad de Valladolid –Sergio, si lees esto, espero que te acuerdes de aquella mañana ;)– pero… ¡El servidor había caído y no había posibilidad de conexión!

La World Wide Web (WWW) no era algo muy popular en la Internet de por entonces, claro que, la red entera era sólo cosa de unos poco “locos”, que en su mayoría utilizaban los servicios de FTP o Telnet. Sin embargo, la explosión de Internet, gracias al desarrollo de la WWW, no tardaría en llegar. Hoy me he encontrado con dos imágenes para el recuerdo que nos llevan diréctamente a principios de los noventa. Por una parte, he aquí una de las primeras capturas de pantalla del proyecto que se traía entre manos Tim Berners-Lee acompañado de Robert Cailliau

img

Como puede verse, la esencia de la WWW, el hipertexto, los vínculos o enlaces, ya estaba presente en todo su esplendor, aunque todavía hay quien no ha aprendido la lección y no enlaza nunca a nadie. La máquina donde nació la WWW, la que puede ser considerada como la madre que albergó el primer editor web, el primer navegador y el primer servidor web, es una vetusta NeXT que todavía existe. He aquí su estado actual, tal y como lo ha capturado Bruce Sterling en un museo de Ginebra.

img

| La pista llegó vía Make |