Por un tubo…

Obsolescencia | 17 febrero 2006


CilindrosHace tiempo visitó TecOb el viejo sistema de transmisión de documentos a través de tubos pneumáticos. Hoy voy a ir un poco más allá, pues el tema es muy interesante, añadiendo algunos detalles y, sobre todo, varias fotografías. La idea era muy simple: a través de una red de conducciones, en la que se hacía el vacío o se presurizaba, se transportaban cilindros que contenían en su interior documentos, planos, correos o cualquier otro objeto que pudiera meterse dentro del contenedor. (En la imagen de la derecha, contenedores utilizados en París a partir de 1931, con bandas de conducción eléctrica diseñadas para guiar automaticamente los envíos. Crédito: Hayhurst).

Estación
Ejemplo de estación de recepción y envío, años 40.
Crédito: Principal Financial Services, Inc.

Desde el siglo XIX y hasta bien entrado el XX, las redes de vacío fueron muy utilizadas para enviar cápsulas con mensajes, lo que se llamó telégrafo o correo “pneumático”, a través de tubos que cruzaban edificios, calles en incluso entre barrios o ciudades cercanas. El sistema era sencillo, barato y relativamente rápido. En la estación de envío, por ejemplo un departamento de una gran empresa, el operario introducía la carta en la boca de envío y, succionado, el cilindro llegaba hasta la estación de llegada, por ejemplo en el piso superior o en un edificio al otro lado de la red.

Red

Antiguo gráfico que muestra una parte de la red pneumática de París.
(De Pneumatic Networks – Imagen ampliada).

Su principal impulsor fue el ingeniero escocés William Murdoch, que contempló como esta idea tan simple daba lugar a imponentes redes de tubos en muchas ciudades europeas y americanas. A finales del siglo XIX era impensable no contar con un nodo o una red propia en Londres, París o Nueva York si se trabajaba en bancos, oficinas de grandes empresas o en hospitales.

Milwaukee

Estación pneumática de finales del XIX, en las oficinas de la
Milwaukee Electric, Railway, and Light Company. Crédito: WHI.

Con el paso del tiempo, el telégrafo perfeccionado, los teletipos, el teléfono… terminaron con las redes de tubos, pero todavía pueden contemplarse restos en muchos ciudades y, aunque poco conocidos, se mantienen algunos sistemas similares en hospitales, para envío de medicamentos, o en fábricas. A modo de ejemplo, el centro de control de la NASA en Houston fue construido incluyendo en su interior una red similar. Incluso existen hoy empresas dedicadas al mantenimiento e instalación de estos sistemas, como PTP Co, Quirepace PTS y muchas otras.

Más información en:
–> Capsule pipelines
–> The Pneumatic Post of Paris
–> Pneumatic Networks