Pickering y su «ejército» de astrónomas

AstrónomasEdward Charles Pickering, nacido en 1846, se dedicó a la astronomía en los Estados Unidos de finales de aquel sorprendente siglo XIX. A los treinta años fue elegido como director del Harvard College Observatory, manteniéndose en el cargo durante más de cuatro décadas. Su trabajo más sobresaliente, y he aquí lo curioso, se centró en captar y estudiar el espectro luminoso que llega a la Tierra desde las estrellas.

En total, catalogó los espectros visuales de unas 45.000 estrellas. Pero, naturalmente, ese trabajo no podía realizarse por una sola persona. ¿Cómo solucionar el problema? Reclutó a un «ejército» de mujeres astrónomas, para pasmo de la sociedad de la época, logrando completar la magna obra recogida en el catálogo Henry Draper, llamado así porque se financió con el dinero donado por la viuda de ese buen señor, médico y astrónomo, para más señas.

Aunque no era raro encontrar mujeres trabajando en labores científicas, casi siempre secundarias, relacionadas con la compilación de datos, la idea de Pickering de reclutarlas en masa para aquel gran estudio fue toda una sorpresa para un mundo en el que la mujer seguía perteneciendo a la ciudadanía de segunda clase. Aquel pionero grupo de mujeres, a las que llamaron algunos retrógrados como el harén de Pickering, trabajaba siete horas diarias durante seis días semanales, cobrando unos treinta centavos la hora, sueldo similar al de un obrero, pero muy inferior al cobrado en oficinas, a pesar de que muchas de aquellas mujeres tenían estudios universitarios. Terminada aquella aventura, muchas de ellas continuaron con exitosas carreras científicas, como sucedió con Annie Cannon o Henrietta Swan Leavitt.

Información detallada de aquel «ejército» de astrónomas en:
–> GEA Las mujeres astrónomo de Harvard.

Imagen: The Harvard Computers