¿Gripe cósmica? El retorno de la panspermia

Geo | 10 enero 2006

Rising Worlds II (CC) alpoma.netHay teorías que sufren “oleadas”, durante un tiempo son casi olvidadas para, de repente, volver a salir a la luz con más o menos aceptación a raíz de nuevos datos o pruebas. Esto le sucede a la panspermia, la teoría que supone la llegada de vida a la tierra desde el espacio, a través de células o precursores celulares que viajan por el espacio en el interior de cometas o asteroides y cayendo a nuestro planeta como meteoritos.

Y es curioso que, en pocas semanas, las noticias sobre el tema vuelven a tomar nueva luz tras años de oscuridad casi total. Junto con la publicación este mes de Enero en Investigación y Ciencia de un informe muy completo acerca de la viabilidad de la teoría, han aparecido noticias de investigaciones actuales intrigantes, como la que aparecerá pronto en Astrophysics and Space Science acerca del estudio de presuntas formas microscópicas de vida extraterrestre localizadas en raro caso de lluvia “roja”.

Pero hay quien ha llevado más allá la teoría y ha propuesto ideas que rozan lo increíble. Y digo, rozan, porque si no fuera por la enorme entidad y prestigio de sus creadores no pasaría de ser una idea loca. Pero no es el caso, porque los autores de la hipótesis de la gripe como virus extraterrestre no fueron otros sino los afamados astrofísicos Fred Hoyle, ya fallecido, y Chandra Wickramasinghe.

La idea, en síntesis, es como sigue. Los dos científicos, desde que lanzaron la teoría acerca de la posibilidad de existencia de virus en el espacio, “habitando” el interior de asteroides o polvo interplanetario/interestelar, se dedicaron a buscar pruebas acerca de tan atrevida cuestión. Ahora está aceptada la existencia en el cosmos de moléculas orgánicas complejas, que son iguales a las que forman la materia viva. Lo que no se ha demostrado nunca es si la presunta vida microscópica extraterrestre ha llegado, de manera viable, a nuestro planeta. Pero, buscando entre viejos papeles, los dos científicos encontraron algo que parecía encajar con la teoría. Se trata de las grandes pandemias de gripe.

El trabajo consistió en recoger, tanto de manera cronológica como geográfica, la evolución de la pandemia de gripe de 1918. El resultado del estudio mostró que la gripe parecía como”caída del cielo”, no seguía pautas reconocibles, salvo si se pensaba en su distribución a través de la atmósfera por medio de aves infectadas al inhalar el virus a lo largo de todo el globo y, esa inhalación parecía mostrar un patrón similar al esperable si grandes cantidades de polvo no terrestre “infectado” hubiera penetrado por “oleadas” en la atmósfera. Ahora, se retorna a esta idea porque, curiosamente, en la distribución planetaria de casos en aves del H5N1, el doctor Chandra parece haber intuído que se están repitiendo esos patrones.

Lectura recomendada, muy ámplia y muy técnica, pero imprescindible:
–> Some Evidence on Non-Transmissibillty of Acute Upper Respiratory Disease…

Imagen: alpoma.net