Café Aeroplano

Obsolescencia | 19 noviembre 2008


Larry Grossman es famoso por sus ilustraciones y pósters, presentes por doquier, sobre visiones vintage o, siguiendo la inspiración con la que ha nombrado su proyecto, RetroVisions, o sea, puro retroarte. Grandes locomotoras, pomposos coches de los años cincuenta o excéntricos locales de la América profunda han servido de inspiración para Grossman que, por derecho propio, ha entrado de lleno en galerías y museos de arte moderno. Ahora bien, este magnífico ilustrador y fotógrafo bebe diréctamente del mundo real, aunque sea tamizado por el filtro de las ensoñaciones sobre épocas no vividas. Por ejemplo, desde hace tiempo me ha atraído su modo de ver ciertos garitos de dudoso gusto estético que proliferaron en California antes de la Segunda Guerra Mundial. Por ejemplo, he aquí el Zep Diner, un restaurante que podía encontrarse en Wilmington, cerca de Los Ángeles, hacia los años treinta del siglo pasado. En la época lo más avanzado en navegación aérea eran los dirigibles, en concreto los zepelines alemanes, así que no debe extrañar que, para atraer clientela, se decidiera dar forma a un establecimiento con forma de vehículo aéreo.

img
Fuente de la imagen: Dr. X’s Free Associations

A partir del original, Grossman nos ofrece su personal visión.

img

Igualmente atractivo es su trabajo titulado Airplane Cafe.

img

Naturalmente, el Café Aeroplano también existió, pero en el mundo real no era tan atractivo como en la ilustración de Grossman. Véase, por ejemplo, este recorte de la revista madrileña Alrededor del Mundo, del 5 de Abril de 1930, en el que se habla de este café que se localizaba en el aeródromo de Los Ángeles.

img