Edison y las casas de cemento

Todo el mundo ha escuchado, al menos de lejos, hablar de Thomas Alva Edison. Son célebres sus inventos, o adaptaciones exitosas de inventos de terceros, como la bombilla o el fonógrafo, pero pocos se acuerdan del resto de patentes que logró, literalmente cientos en muy variados campos. Uno de sus rasgos de personalidad más atractivos estaba en que se trataba de un cabezota de cuidado, cuando algo se le metía en la cabeza, no había forma de corregir sus intenciones por otro lado. Así, no es muy conocida su pasión por la industria del hierro y el acero, que le provocó muchos dolores de cabeza a causa de ruinosos negocios, o su ilusión por extraer caucho natural de plantas nativas de los Estados Unidos para no depender del mercado exterior. Dedicó a ello muchos años, pero no logró grandes resultados. Otra de sus pasiones era el cemento. ¿Se podría construir una casa con un precio tan bajo como para que todo el mundo pudiera comprarla? Esa idea movió a Edison, allá por 1910, a crear uno de sus más interesantes proyectos, perdido en el tiempo, a saber: una casa fabricada a partir de un molde, muy barata y resistente.

La idea, sencilla y atractiva, no se llevó a la práctica más que en un puñado de ejemplos, como los que muestro en las fotografías de época más abajo, en New Jersey. Eso sí, la técnica se exportó a la fabricación de diques y presas, donde sí que encontró el éxito. En realidad, la cosa no era nada complicada y, según puede verse, funcionaba bastante bien.

Primero Edison realizó el diseño de un modelo estandarizado de casa.

08130020

Más tarde, se convierte el modelo en un corsé metálico a modo de encofrado integral, en cuyo interior se inyecta una mezcla de cemento especial de gran resistencia.

08130012

Pasados unos días, cuando la mezcla ha llegado a un punto de fraguado adecuado, se retiran las placas del corsé y ya está, tenemos un nuevo barrio, sólo queda colocar puertas y ventanas.

08130013

Claro que, seguramente, no pensó en el precio del suelo, ni en las hipotecas, especuladores…

Comparte este contenido...
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone


PRÓXIMO ARTÍCULO:
»
ANTERIOR ARTÍCULO:
«