Romana Trina

Obsolescencia | 5 agosto 2008


imgLocos, supuestamente inventores, han existido siempre. Ayer, Muxfin, a quien agradezco la pista, me puso en el camino de cierto artefacto de la época de la Guerra de la Independencia que prometía expulsar a las tropas napoleónicas de España y, de paso, “convertirlas”. Lo dicho, de locos, menos mal que el funcionario encargado de revisar el asunto concluyó en su informe que el autor de la idea estaba como una verdadera cabra. Según los archivos1

González, Alonso José. 1809-03-21. Cádiz. Se ofrece a la Junta la construcción de una máquina llamada “Romana Trina”: “(…) consiste en un caxón lleno de palancas, cuerdas, poleas y resortes, (…) y que sin ningún apoyo exterior ni ruedas debe moverse este cajón por si mismo revestido de espadas, sables, hoces, cuchillos etc. dirigiéndose contra los ejércitos enemigos, en los quales hará un destrozo incalculable, (…) que su proyecto equivale a muchos millones de hombres. Pero lo más maravilloso de esta máquina, es que su composición interior sirve al proyectista para intentar explicar de un modo, que dice ser el más evidente, el incomprehensible misterio de la Santísima Trinidad, motivo por el qual la ha dado el nombre de Romana Trina. Sírvele también su máquina par dar una explicación muy original de las causas, leyes y efectos de la Gravedad, patentizando la ignorancia de quantos autores han hablado hasta ora en el asunto”. El proyecto se desestima por juzgar que su autor “está demente”.

Ahora, me encamino al meollo del asunto. Buscando en PARES, el Portal de los Archivos Españoles, encontré los documentos manuscritos, una delicia, merece la pena repasarlos. Además, por otro camino, localicé una referencia bibliográfica que, con más tiempo, revisaré:

La historia vivida: el proyecto de construcción de la “Romana Trina” en el arsenal de La Carraca (1809). Enrique Martínez Ruiz. Revista de historia naval, ISSN 0212-467X, Año nº 21, Nº 82, 2003 , pags. 103-108.

Ay, pero topé con un problema. Mi primera idea era enlazar de forma directa la URL de los documentos que guarda PARES. Para mi sorpresa, me ha sido imposible. El sistema es bastante sencillo, tiene un buscador decente y, además, envía por e-mail reproducciones de las imágenes escaneadas de los documentos solicitados. Por otra parte, el visor de documentos, sin ser una maravilla, cumple perfectamente su función. Pero esto es Internet y, por lo visto, han olvidado que la primera y más importante idea detrás de la web es el hipertexto. Enlazar, enlazar y enlazar, he aquí la vida de la red, la verdadera esencia. En PARES no puedes enlazar nada, porque se trata de un sistema basado en sesiones caducables bastante molesto. Naturalmente, puedes enlazar imágenes por separado, cosa poco útil, o bien la cabecera del documento principal, aunque generalmente incluso eso genera errores. En fin, poco práctico, por lo que se me ocurrió convertir las imágenes de los documentos originales a un PDF que pudiera descargarse desde TecOb. Misión imposible, porque con los derechos hemos chocado. Pensé que, al tratarse de papeles de hace dos siglos, sería algo de dominio público, completamente libre, pero los avisos son claros y, a mi entender, incluso contradictorios:

El editor del Portal de Archivos Españoles (PARES) es el Ministerio de Cultura de España, Dirección General de Libro, Archivos y Bibliotecas y detenta la propiedad intelectual y los derechos de explotación de la información e imágenes accesibles a través de PARES. Todos los usuarios que obtengan imágenes a través del envío telemático de PARES deben estar de acuerdo con los siguientes términos:

1. La información e imágenes proporcionadas por PARES está sujeta a la legislación española vigente sobre Propiedad Intelectual, Protección de Datos y del Patrimonio Histórico Español.

2. Las reproducciones obtenidas tendrán un uso estrictamente pedagógico o científico. La utilización de estas imágenes para la investigación, la enseñanza o cualquier modalidad de difusión excluye todo tipo de explotación comercial.

3. La reproducción y la difusión pública son autorizadas con las reservas que determinados tipos de documentos puedan tener. No permitiéndose la distribución de las imágenes desde PARES a ningún otro sitio web, incluidas las redes locales.

4. Todos los usuarios de PARES, que utilicen con cualquier finalidad en sus investigaciones imágenes o datos procedentes de los documentos de los Archivos difundidos en este sitio web, deben incluir la siguiente información que aparece en el código de referencia de todos los documentos:
Archivo/Fondo, Serie, Colección/Signatura del documento/Página(s), folio(s). Ejemplo: Archivo Histórico Nacional, Inquisición, 4807, exp. 5, fol. 1r-1v.

5. Todas las publicaciones o ediciones, totales o parciales, de los documentos obtenidos a partir de PARES deben contar con la previa autorización del Ministerio de Cultura, a través del archivo que conserve el documento en cuestión. En la página web de cada archivo se ofrece información al respecto. Se podrán pedir responsabilidades civiles o penales a las personas que lo incumplan.

6. Los usuarios que publiquen documentos, total o parcialmente, usando las imágenes obtenidas en este sitio web están obligados a enviar una copia gratuita de su trabajo al Ministerio de Cultura, a la Subdirección General de los Archivos Estatales y otra al archivo del que proceda el documento.

En conclusión, quien esté interesado en leer los documentos, no tiene más que buscar en PARES las palabras “Romana Trina” y podrá acceder a ellos, con cuidado de que no caduque su sesión. 😉
_____________
1 Archivo Histórico Nacional. Sección de Guerra. Pensamientos, planes, memorias, ideas políticas y militares remitidas por particulares a la Junta. ESTADO,50,A. 1808-1809.
Imagen: Dusting my library by alpoma, on Flickr.