De grandes gnomones

Esta semana los amigos kircherianos se han tomado a pecho el tema del tiempo y me han recordado un lugar que hace tiempo guardaba en mi lista imaginaria de viajes por el mundo. Como no tengo tiempo para viajes, mejor volemos con la mente a la India.

Los relojes de sol son atractivos, prodigiosas «máquinas» que surgieron de la observación de la naturaleza y que durante siglos fueron útiles instrumentos al servicio del conocimiento. El elemento más característico del reloj de sol es el gnomon, o sea, la parte que produce la sombra sobre la escala graduada. El gnomon puede ser prácticamente cualquier cosa. Un palo debidamente orientado, una barra de metal, algún elemento arquitectónico o hasta una persona que, adecuadamente situada, produce sombra sobre un suelo con marcas horarias. Claro que, habitualmente, los relojes de sol presentes en fachadas o en plazas y jardines de nuestras ciudades tienen un tamaño reducido. Ahora bien, como de todo puede uno encontrarse en este maravilloso planeta, no hay más que viajar a Samrat Yantra en Jaipur, India, para encontrarnos con gnomones gigantescos.

Entre 1727 y 1734, el Maharajah Jai Singh II de Jaipur, apasionado de la observación astronómica, ordenó la construcción de cinco observatorios en diversos lugares. Los Jantar Mantars, como son conocidos y que todavía siguen en pie, son todo un prodigio de la arquitectura al servicio de las mediciones del tiempo y el cosmos. Cada uno de los cinco observatorios está destinado a un tipo de «arte» astronómico y constituyen una indudable atracción turística. De entre todos estos instrumentos pétreos, sobresale el gran reloj de sol de Jaipur, con su imponente gnomon cercano a los treinta metros de altura, que proyecta sombra sobre una escala graduada de asombrosa exactitud.

Suele afirmarse que se trata del reloj de sol más imponente del mundo… pero ¡cuidado! Siempre alguien se plantea llegar más alto o ir más rápido o… ¡construir un reloj de sol más grande! El puente «reloj solar» situado en Turtle Bay, sobre el Río Sacramento, en Redding, California, diseñado por Santiago Calatrava y terminado en 2004, está construído de tal forma que su estructura haga las veces, a la vez de gran puente, de reloj solar. El gnomon, en este caso, es el gran mástil estructural, de 66 metros.

gnomones

Fotografías: Izquierda, Gnomon de Jaipur. Derecha: Gnomon del puente de Turtle Bay.