Leyendo a gusto

Geo | 3 marzo 2006


Me encantan las bibliotecas, sobre todo las más antiguas, son lugares mágicos donde duermen los libros esperando ser descubiertos por una mente con hambre de conocimiento, imaginación o diversión. En muchas bibliotecas actuales no es muy cómodo quedarse leyendo, por eso, hay quien ha pensado lograr una biblioteca muy especial.

En la Universidad libre de Berlín, se completó el otoño pasado una biblioteca fuera de lo común, dedicada a la sección de filología, diseñada por el estudio de arquitectura de Norman Foster. Lo más sobresaliente del edificio es su extraña forma hemisférica, levantada con acero y cristal, creando un interior luminoso y amplio, encaminado a crear un espacio muy agradable para la lectura y el estudio. Sin duda, se trata de un edificio de lo más interesante.

Biblioteca Foster

Vía | Inhabitat