Las cocinas solares de Adnan Tarcici

Innovación | 5 octubre 2019


Horno solar para cocinar diseñado por Adnan Tarcici. Popular Mechanics, enero de 1950.
Repasando las páginas de un viejo ejemplar de la revista Popular Mechanics, concretamente la edición de enero de 1950, me encontré con una pequeña nota acerca del uso de la luz solar para cocinar.

No es algo muy extraño, la luz solar se lleva utilizando para calentar fluidos y para cocinar desde hace décadas, pero me llamó la atención el tipo de horno solar que se mencionaba en la revista.

En la década de los setenta, en medio de la crisis del petróleo, se desarrollaron en muchos países diversos proyectos que pretendían lograr un modo económico para cocinar. Así por ejemplo, en la India, se crearon interesantes aparatos de refrigeración solar así como varios modelos de cocinas de tipo horno solar que tuvieron cierta difusión.

En los años setenta, en la India, se ensayaron diversos tipos de hornos solares domésticos para cocinar. Fuente de la imagen: The coming age of solar energy. D. S. Halacy, Jr. Harper & Row. Nueva York. 1973.

De todos los diseñadores de hornos solares para cocinar, el ya mencionado Adnan Tarcici es quien más me ha asombrado. Su pasión a la hora de desarrollar varios modelos de esta tecnología no tenía límites. Tarcici, profesor yemení de origen libanés, que fue delegado en las Naciones Unidas, estaba preocupado por la falta de acceso a la energía necesaria para cocinar en muchos lugares del mundo, sobre todo en países poco desarrollados. Sin embargo, precisamente en esos lugares, es el sol lo que “sobra”. Por ello, desde finales de los años cuarenta Tarcici dedicó grandes esfuerzos para diseñar y difundir sus modelos de horno solar para cocinar, logrando numerosas patentes internacionales al respecto (sus primeras patentes a este respecto fueron solicitadas en 1949: patentes estadounidenses US2806134A, US2770229A y US2770230A). Su modelo más perfeccionado, desarrollado en todos su detalles en una patente de 1991 (US5090399A), es un prodigio de la técnica, sencillo pero eficiente. Se trata de un horno solar portátil, dotado de láminas plegables de aluminio que permite que el aparato se pueda transportar cómodamente como si se tratase de una maleta. Este diseño ha merecido el reconocimiento del MoMA y forma parte de sus colecciones sobre diseño.

Gráfico de la patente US5090399A de 1991 de Adnan Tarcici: “Solar cooker with a parabolic reflector”.