La neumática idea de Alfred Ely Beach

Obsolescencia | 6 julio 2009


ACTUALIZACIÓN: Muxfin acaba de avisarme sobre la existencia de un artículo en Cabovolo, publicado de forma reciente, que trata este mismo asunto. Recomiendo vívamente su lectura, pues es magnífico.

Alfred Ely Beach fue, además de oficial de patentes y editor, un genial inventor. Lo de editor le venía de familia, de hecho, sus parientes habían adquirido cierta publicación llamada Scientific American, donde se glosaban inventos novedosos y descubrimientos científicos. Eso sucedía a mediados del siglo XIX y poco podían sospechar que la modesta revista iba a convertirse en una de las publicaciones de divulgación científica más importantes del mundo. No extrañará, por tanto, que al ver diagramas y textos sobre patentes día a día, a Alfred se le abriera el apetito por crear máquinas nuevas. No entraré en detalles sobre las muchas aventuras que vivió Beach, sencillamente me centraré en una: se propuso crear un tren subterráneo. Así nació el primer “metro” de Nueva York, aunque era bastante diferente a lo que hoy día conocemos.

img

Como solución al terrible tráfico de personas y carruajes que colapsaba Nueva York hacia 1860, el inventor propuso construir un gran tubo subterráneo, a imitación del londinense, pero propulsado por un sistema neumático en lugar de vapor. A partir de esa simple idea, Beach diseñó sistemas neumáticos para el transporte de mensajes, paquetería, pasajeros y cualquier otra cosa imaginable. Por diversos problemas económicos, políticos y técnicos, Beach no pudo extender todas las redes que ideó, pero su sistema de vacío, sus grandes bombas de aire y túneles, todavía se guardan en el recuerdo de la ciudad.

img

Ahora bien, si hoy visita el señor Beach este humilde bloguecillo es porque me llegó noticia esta mañana de la existencia de una fuente de información singular. Se trata de Beach Pneumatic, obra de Joseph Brennan. He de afirmar, con rotundidad, que se trata de una obra enciclopédica única, una auténtica maravilla de utilidad para conocer al detalle tanto la aventura de Beach como los primeros pasos del transporte público subterráneo en Nueva York.

Relacionados en TecOb:
El tren atmosférico
Por un tubo…