Bombardeando el falso París

En el momento en que se ideó este proyecto pudo tener su utilidad. Ciertamente, a finales de la Gran Guerra, hacia 1917, la tecnología aérea dedicada a la destrucción desde el aire, los primitivos aviones bombarderos, no eran precisamente certeros en sus ataque, ni tan siquiera en la identificación desde las alturas de sus objetivos. ¿Por qué no crear entonces una ciudad fictícia que desorientara a los pilotos y fuera bombardeada, salvando a la ciudad real? Sin radares, navegando visualmente, sobre todo entre brumas, pudo haber funcionado. No he encontrado mucha información sobre la idea, pero me parece fascinante. Según este recorte de la edición del 6 de noviembre de 1920 de The Illustrated London News, aunque al terminar la guerra no había sido completada, sí se había levantado en las cercanías de París una gran simulación de ciudad, con sus calles, luces, vías y demás juegos ficticios, dedicada a atraer sobre sí bombardeos enemigos, desorientando a los pilotos alemanes y, así, salvando a los parisinos de algunos bombardeos.

img

| Vía Ptak Science Books |