Saltar al contenido
Tecnología Obsoleta

Generadores eólicos y efecto Magnus

18 octubre 2013

magnus_eolicaAlgunos movimientos curiosos que pueden observarse a lo largo de un partido de fútbol en el balón o, también, en las pelotas de golf o de tenis, por ejemplo, tienen relación con cierto fenómeno físico descrito por primera vez a mediados del siglo XIX por el científico alemán Heinrich Magnus. De esto que, hoy, se conozca como efecto Magnus a la modificación de la trayectoria de un objeto que se encuentre en rotación a través de un fluido, como puede ser el caso del aire y un balón. Sin entrar en detalles, tomemos un cilindro que esté rotando al viento. ¿Qué le sucede? Además de rotar, el cilindro tenderá a moverse tomando en cierta dirección. Si unimos varios cilindros rotatorios a un eje central, como si fueran palas de una hélice, el efecto Magnus ejercerá alguna influencia en el conjunto. Eso es, al menos, lo que han pensado diversos ingenieros en los últimos años, pensando en aplicar el efecto Magnus en la mejora de los generadores eólicos.

Ha habido muchas propuestas extrañas en este sentido, como una idea para construir gigantescos globos rodantes que volarían a cientos de metros de altitud para producir electricidad aprovechando el efecto Magnus. Pero, poniendo los pies en la tierra y pensando en algo más usual, sí se han realizado muchas pruebas de generadores eólicos que, de lejos, parecen las típicas “turbinas” de toda la vida, pero que cuando te acercas tienen un aspecto extraño. Sí, las palas son giratorias y en su funcionamiento logran un efecto casi hipnótico.

Uno de los ejemplos que más lejos parece haber llegado es el de los generadores de la casa japonesa Mecaro. Ahora bien, aunque se supone que este tipo de generadores puede ofrecer ventajas como funcionamiento más silencioso con baja velocidad de rotación, de momento parece que no han ido muy lejos.

Documento de interés (PDF): ProTech – Emerging Small Wind Technology.

El caza supersónico español, digo... egipcio
El vuelo al planeta Venus de Robert Condit (1928)