Miscelánea original de Schott

Obsolescencia, Personal | 21 agosto 2011

misc_schottEn días pasados, mientras organizaba en ratos libres la biblioteca, he acumulado en un pequeño apartado algunos libros que hacía tiempo estaban ahí, olvidados, pero que de vez en cuando me agrada repasar, o incluso solo tocar y sentir el tacto de su papel y encuadernación. Uno de esos librillos es una verdadera tontería pero, eso sí, una tontería deliciosa. Nótese que utilizo el término con el mayor de los cariños, porque ni es un libro para leer, como cualquier otro, ni tiene ciertamente una utilidad clara pero, ay, es irresistible. Se trata de la Miscelánea original de Schott, una colección de trivialidades sin hilo argumental alguno que puede convertirse en un devorador de tiempo si el lector no es cauto.

Es un libro de bolsillo, primorosamente encuadernado y maquetado, con detalles que recuerdan más a los libros decimonónicos que a los actuales. Así, al azar, revisando algunas de sus páginas, se pueden encontrar bagatelas como un pequeño diccionario de términos tipográficos, detalles sobre el diseño de los billetes de euro, un listado sobre dioses de antiguas culturas, la estructura química de la cafeína, un compendio detallado de las películas de James Bond, cómo se dice “te quiero” en más de cuarenta idiomas… En fin, todo un mar de datos inconexos pero deliciosos, muchos de ellos orientados a lo británico ya que el autor de esta curiosa miscelánea, el escritor y fotógrafo Ben Schott, es londinense. Personalmente, creo que es un librillo ideal como regalo para gentes que gusten de los libros y, aunque pueda parecer un objeto si utilidad, ya solo por su cuidada presentación y la originalidad de su planteamiento, merece un lugar en cualquier biblioteca bien poblada.