La Atlántida de Google Earth… parece que no

En línea | febrero 20, 2009


Con esa tendencia tan peculiar que tienen muchas personas a la hora de asociar cualquier imagen de dudoso origen con fenómenos supuestamente inexplicables, no debe extrañar la reacción que han tenido algunos medios de comunicación a lo largo de hoy. Bien, la cuestión surgió por esta imagen, que no deja de ser curiosa.

img

Se trata de una captura de pantalla desde Google Earth, al sur de las Azores y al este de las Islas Madeira. La imaginación inmediatamente convendrá en que lo que ahí aparece debe ser obra del hombre, con calles bien trazadas. De ahí a pronunciar la palabra mágica, Atlántida, sólo hay un paso. Bien, pues nada de eso, ni mucho menos. Aunque en diversos periódicos a lo largo y ancho del mundo ha llegado a gritar a los cuatro vientos que la Atlántida había sido localizada, una mínima inspección de la imagen nos indicará que, en efecto, se trata de algo surgido de mano humana, pero no es la Atlántida. Esta otra imagen nos dará más pistas.

img

En la esquina superior izquierda vemos el laberinto de “calles”. En el extremo derecho, las Madeira y las Islas Canarias. Por otra parte, podemos contemplar cómo existen “carreteras” submarinas que unen islas y lo que serían los restos de la supuesta Atlántida. La solución al problema está en cómo se adquirieron los datos. Por una parte se entiende a la perfección que la imaginaria ciudad sumergida se asienta en la llanura abisal, a gran profundidad, en un área que nunca ha estado emergido. Luego está su tamaño, las calles tendrían decenas de kilómetros de anchura, pues el conjunto es gigantesco. Siento desanimar a los fanáticos de la fantasía atlante, pero el problema se resuelve pensando y no empleando la imaginación. Las “calles” y las “carreteras” submarinas son el resultado de un problema de tratamiento y de uniformidad en las bandas de datos capturados por sonar, nada más. 😉

Más información:
Digital Urban: Atlantis Found in Google Earth?
Ogle Earth: Media Stupidity Watch: No, it’s not Atlantis