Idaho, el estado cuyo nombre fue (probablemente) inventado por un aventurero

Geografía | octubre 12, 2019


Idaho, capital Boise, ese estado con forma alargada que mira hacia el norte en los Estados Unidos, a los pies de las Rocosas en el noroeste del país, pasó a ser el número 43 de la Unión allá por 1890. Su nombre es sonoro y evocador: Idaho, recuerda a algo ancestral, a alguna voz amerindia de hondo significado. Pero la realidad es mucho más fascinante: ¿podría ser un nombre inventado sin significado real? Hay historiadores que no están de acuerdo, que piensan que, en el fondo, la voz “Idaho” tiene cierto parentesco con algunos términos antiguos de los pobladores originales del área, pero parece que quien promovió el uso de este topónimo fue un tipo de lo más singular y lo hizo de forma un tanto fantasiosa. Si se revisa cualquier guía turística de Idaho, al llegar a los aspectos históricos, salta a la vista el origen de esa palabra. Por ejemplo, Amy Miller, en su guía de Idaho1, comenta que se trata de un “nombre inventado por George M. Willing, empresario de barcos a vapor”. Bien, el tal Willing trabajó operando barcos a vapor, pero fue mucho más: médico, político, aventurero, buscador de oro y… ¡hombre dado a meterse en toda clase de complicados líos! (Se metió en infinidad problemas y turbios asuntos políticos y su muerte nunca se aclaró. Se cree que fue envenenado).

Idaho, estado inmerso en las Montañas Rocosas, rodeado de Montana, Wyoming, Utah, Nevada, Oregón y Washington, lindando al norte con Canadá (British Columbia). Imagen creada con Maptorian.

Se pensó que originalmente el nombre Idaho procedía de la lengua Shoshoni, significando algo así como “gema de las montañas”. Todo parece indicar que fue el tal Willing quien se inventó todo. Según una nota de Claudia Druss para la Idaho Legal History Society, publicado en 2014:

El nombre de Idaho está oscurecido por leyendas de palabras indias y de los deseos de los primeros colonos blancos de ensalzar la belleza del territorio como la “gema de las montañas”. Los esfuerzos por sacar a la luz los hechos a lo largo de los años han arrojado alguna luz sobre lo que ocurrió, pero la fuente exacta del nombre “Idaho” todavía se desconoce. La historia ha vinculado el nombre del estado y del territorio de Idaho con la formación y el nombre de otro territorio occidental, Colorado, en 1861. La comunidad minera de “Idahoe”, más conocida como Idaho Springs, Colorado, donde se descubrió oro en 1859, constituye un uso temprano de “Idaho” como topónimo. En un debate político sobre las Convenciones Territoriales de los Campos Mineros de Pike, el nombre favorito elegido por los demócratas era “Territorio de Jefferson”, triunfando sobre el nombre favorito de los republicanos, “Idaho”. Sin embargo, cuando los republicanos llegaron al poder a nivel nacional en 1860, el delegado del “Territorio de Jefferson” en el Congreso, Beverly D. Williams, decidió legalizar el nombre de “Idaho”, que según se le había dicho era una palabra india que significaba “gema de las montañas”.

Para su consternación, Williams se enteró más tarde de que “Idaho” era en realidad una palabra inventada por alguien involucrado en el proceso territorial, probablemente el primer delegado del área minera de Pike en el Congreso: George M. Willing. En ese momento Williams solicitó que el Congreso dejara de utilizar Idaho y usara un nombre previamente propuesto: “Colorado”. Aunque”Idaho” no se usó para el Territorio de Colorado, se discutió como una opción para el Territorio de Washington. La mayoría de los participantes en el proceso territorial parecían haber olvidado rápidamente que “Idaho” no era un nombre indio, y un proyecto de ley sobre “Idaho” fue presentado en el Congreso para el nuevo territorio al noroeste de Colorado. Esa propuesta de 1862 fue rebautizada como “Montana” antes de que pasara en la Cámara. Sin embargo, durante la última noche de la sesión, el nombre de “Idaho” fue restaurado en el nuevo territorio propuesto.

Un artículo de 1917 en la revista trimestral de la Sociedad Histórica de Oregón se perpetuaron algunas de las leyendas sobre el nombre del territorio de Idaho, incluyendo la historia del nombre indio. El artículo también hablaba de dos barcos de vapor llamadoS “Idaho”, ambos en activo desde 1860. La Compañía de Barcos de Vapor de Yale construyó el primer barco, botado en Victoria, Columbia Británica. Se decía que se llamaba “Idaho” por la localidad de Idaho Springs, Colorado, hogar de uno de los dueños de la compañía. El nombre del barco de vapor cambió más tarde a “Fort Yale” antes de que fuera destruido por la explosión de su caldera. La Compañía de Navegación de Vapor de Oregon construyó otro barco de vapor llamado “Idaho”, también botado en 1860. Este vapor transportó a miles de mineros por el río Columbia hacia las recién descubiertas minas de oro de Orofino, probablemente popularizando el nombre de “Idaho”. Luzanne Wallace, la esposa de William H. Wallace, el primer gobernador del Territorio de Idaho, también afirmó haber jugado un papel en el nombramiento de Idaho durante la sesión de 1862-1863 del Congreso. William Wallace era entonces delegado en el Congreso del Territorio de Washington. Según la Sociedad Histórica de Oregón, ofreció a Luzanne la oportunidad de sugerir un nombre para el nuevo territorio. Dijo que le puso el nombre de “Idaho” en honor a su sobrina nacida en Colorado.

_______________
1 Amy Miller. Idaho. Children’s Press. Nueva York, 2003.

Más información: Idaho Atlas. Origins of the Name “Idaho” and How Idaho Became a Territory in 1863, por Merle W. Wells. (PDF).