De municipios minúsculos y minicipios



En el Boletín de la Asociación de Geógrafos Españoles número 64 de 2014, aparece publicado un artículo acerca de la estructura municipal española que recomiendo leer vivamente1. En él se desgranan resumidamente las razones acerca de la configuración espacial de los municipios españoles, el peso que ha tenido la política y la historia en su conformación y se mencionan diversas curiosidades sorprendentes:

La diversidad constitutiva de España y su evolución histórica plurisecular han dado lugar a un mapa municipal muy complicado y plural. De hecho, un mapa administrativo sólo puede explicarse en clave histórica…

Veamos, por ejemplo, qué sucede con los municipios más pequeños o menos poblados. Por lo general, en el mapa municipal español se observa cómo los municipios más pequeños aparecen en el norte (salvo excepciones como el litoral valenciano, parte del valle del Ebro, los Pirineos y otros casos). Puede decirse que al sur del paralelo 40º son abundantes los municipios grandes, al contrario que al norte (podría dibujarse como eje imaginario de esta dicotomía el río Tajo). La razón de esta diferencia se encuentra en la historia (el proceso de la Reconquista) y otras condiciones, como la escasez de agua en el sur que limitaba la explotación agraria y el asentamiento de población.

En el caso de los municipios muy pequeños, hay ejemplos sobresalientes. Hay 45 municipios que no llegan a los 2 km2, 21 de ellos en Valencia, pero uno de ellos sobresale por su pequeñez. Se trata del también valenciano municipio de Emperador, de unas tres hectáreas.

Existe una interesante relación entre densidad de población y el pequeño tamaño de algunos municipios (la población total a veces es pequeña, pero el tamaño del municipio es tan minúsculo que la densidad se dispara. Normalmente, para diferenciar municipios grandes, medianos o pequeños, se suele emplear la población total y no su superficie, aunque este asunto es muy variable dependiendo de la legislación y las características de cada región):

En 2010, de los 41 municipios con una densidad superior a Madrid (5.403 hab./km2) 27 no alcanzan la decena de km2; de aquellos, sólo Barcelona y Valencia cuentan con un término mayor que la media (62,3 km2). Encabeza el ranking Mislata (Valencia), pues combina una elevada población (43.792 hab.) con un término muy escaso (2,06 km2). Le siguen el citado Emperador (20.500 hab./km2, pese a tener sólo 650 hab.), el también valenciano Benetússer, Barcelona y dos localidades de su continuo urbano (l’Hospitalet y Santa Coloma), dos municipios de reciente creación en entorno metropolitano (Barañain, inmediato a Pamplona, segregado en 1984; y Badia del Vallès, polígono de promoción pública erigido municipio en 1994), así como Portugalete; todos ellos superan los 14.900 hab./km2. La capital de provincia con un término más reducido es Cádiz (12,3 km2), que con una población superior a 125.000 hab. supone una densidad de más de 10.000 hab./km2.

Pero, si no atendemos a la superficie y sí a la población, se podría hablar de “minicipios” (tal y como se menciona en el artículo como cierta licencia al utilizar esa palabra artificial pero muy descriptiva):

1.759 municipios tienen menos de 150 hab. (un 21,7% del total) y 2.651 (32,6%) no alcanzan los 250. (…) El minicipalismo extremo corresponde a los 1.118 ayuntamientos que no alcanzan el centenar de habitantes (13,8% del total). El mínimo absoluto se registra en Illán de Vacas (Toledo) con sólo 2 personas empadronadas [padrón de 2012]. 60 municipios no superan la veintena de habitantes;

__________________
1 EL MAPA MUNICIPAL DE ESPAÑA. UNA CARACTERIZACIÓN GEOGRÁFICA. Jesús Burgueño y Montse Guerrero Lladós. Boletín de la Asociación de Geógrafos Españoles, Nº 64. 2014. ISSN: 0212-9426.