La Tabula Peutingeriana en versiones interactivas

Tocaba ya reformar esta nota que publiqué en 2007 con algunas novedades. En primer lugar, descubrí ayer en The Map Room que alguien se había animado a crear una versión interactiva de la Tabula Peutingeriana. En concreto, se trata de un proyecto de Jean-Baptiste Piggin. El resultado es una versión web con gran scroll horizontal en el que se identifican diversos elementos de este célebre mapa de origen romano. Se puede disfrutar aquí (proyecto creado con SVG y SMIL).

Fragmento del proyecto de versión interactiva de la Tabula Peutingeriana de Jean-Baptiste Piggin.

El complemento ideal a este proyecto sería la versión de la Tabula Peutingeriana situada como capa en Google Maps, presentado por Richard Talbert.

Vista en detalle del proyecto de transposición de la Tabula Peutingeriana en Google Maps.

¿No conoces la Tabula Peutingeriana? Este mapa es considerado como el más antiguo itinerario de viajes, o turístico podría decirse, del que se tenga noticia y haya resistido el paso del tiempo. Se trata de la Tabula Peutingeriana, o Tabla de Peutinger, llamada así en honor del humanista alemán del siglo XVI Konrad Peutinger, y no es más que una copia medieval de un “mapa” romano que podría datar del siglo IV. En la tabla aparecen los itinerarios que un viajero romano podía haber seguido hace casi dos milenios para recorrer las diversas provincias imperiales. He colocado la palabra mapa entre comillas porque esta representación del Imperio Romano, con sus indicaciones acerca de alojamientos, distancias, montañas,ciudades o ríos, no es considerado como un verdadero mapa por algunos estudiosos. Ciertamente, los trazados rectos entre localidades o albergues no parecen querer mostrar fielmente el espacio, mas bien, se trata de algo parecido a las actuales representaciones de redes de metro.

Un “turista” de la época imperial, llevando esta especie de guía de viaje, podía conocer dónde pasar la noche, o comer, qué ciudades podía encontrar en su camino, podía ir desde Asia hasta Hispania sin pérdida. Salvando las distancias, vendría a ser como una guía de carreteras de mucha utilidad para el viajero antiguo. Sólo nos quedan hoy copias fragmentarias, como la realizada en el siglo XIII pero, a pesar de ello, su imponente presencia con más de seis metros de largo, que posiblemente sería empaquetada en forma de rollo protegido en un envase especialmente confeccionado para resistir la dureza de los viajes, sigue haciéndonos soñar con aquella lejana época romana.

Más información:
Bibliotheca Augustana | Tabula Peutingeriana, imagen completa

Fragmento de la Tabula Peutingeriana
img

Una vista diferente de Nueva York