El gigante… ¿dormido?



En su día publiqué un artículo bastante largo sobre el célebre Krakatoa, el volcán que hizo estallar por los aires su cámara magmática, y de paso toda la isla en que habitaba, en medio de uno de los más terribles estruendos jamás escuchados por la humanidad, el 27 de agosto de 1883. Terminaba ese artículo de la siguiente forma:

Hoy, en el lugar en que habitó la isla Krakatoa, ha nacido un vástago amenazador, la isla de Anak Krakatoa, alimentada con las erupciones sucedidas en el área durante el siglo XX. No es más que un montículo inerte que apenas eleva su cabeza del océno unos doscientos metros, pero crecerá y, quién sabe, puede que el hijo sufra un final similar al de su monstruoso predecesor, aterrorizando de nuevo a la humanidad.

Bien, todavía no es un gigante, pero puede que llegue a serlo. Y tampoco es tan inerte como mencioné porque, precisamente hoy, me he cruzado con una toma de satélite que nos recuerda que la amenaza sigue ahí. En fin, os presento al Anak Krakatoa, que ni mucho menos está “dormido”. Mucha más información e imagen ampliada en: NASA EO – Krakatau, Indonesia.

Anak Krakatoa - NASA