Google Maps en proyección Mercator

Google Maps dice “adiós” a Mercator (pero sólo en ciertas escalas)

Detalle curioso el que nos descubre Google Maps en su nueva actualización de agosto de 2018 en su versión para escritorio (desktop edition, no así en la versión móvil, aunque todo parece indicar que el cambio también se llevará a cabo en esa versión en breve).

A escala de barrio, ciudad, región o incluso país, no hay diferencias con versiones anteriores, pero cuando nos elevamos sobre el globo terrestre comenzamos a ver las diferencias. Hasta ahora, alejándonos a escala continental y más allá, lo que se mostraba era un mapa “bidimensional” del mundo en proyección Mercator.

Google Maps en proyección Mercator

Vista de mapa de la Tierra en proyección Mercator, tal y como se representaba hasta ahora en Google Maps.

Técnicamente se trataba de una proyección tipo Web Mercator (WM), una variante de la clásica por todos conocida (recordemos que una proyección cartográfica consiste en una construcción matemática que permite representar una superficie esférica, o un geoide como el terrestre, sobre las dos dimensiones de un papel o pantalla, cosa nada sencilla). Las deformaciones que introduce la proyección de Mercator en esas escalas, siendo una proyección basada en un cilindro tangente al ecuador terrestre, hacen que las regiones polares aparezcan muy distorsionadas. He ahí el clásico ejemplo en el que África, con una superficie superior a los 30 millones de Km2 pareciera más pequeña que la isla de Groenlandia, que “sólo” tiene algo más de 2 millones de Km2.

Distorsiones en la proyección de Mercator

Discos de igual superficie en el mundo real, se muestran distorsionados en la proyección de Mercator (realmente, en toda proyección encontraremos algún tipo de distorsión). Imagen de Stefan Kühn, Wikimedia Commons.

Ahora bien, la proyección ideada por Gerardus Mercator en 1569 sigue siendo utilizada puesto que para representar ciudades o regiones, es muy adecuada, los cálculos necesarios para manejarla son relativamente sencillos y es proporcional, esto es, se distorsiona el espacio tanto en el eje norte-sur como en el este-oeste para mantener las formas. De lo contrario, representar un edificio cuadrado en el mundo real, nos llevaría a tener que dibujarlo como un rectángulo (y así con cualquier objeto, que mantendrá su forma “real”, como también se preservan, por ejemplo, los ángulos en las carreteras y similares)*.

Vale, pero cuando nos alejamos de nuestro barrio y volamos sobre el mundo, Mercator nos descubre un mundo muy distorsionado. Hasta ahora se consideraba un mal menor en Google Maps pero, siguiendo el ejemplo de Google Earth, he aquí lo que sucede en la nueva versión cuando nos alejamos (simulando un paisaje esférico tridimensional, asunto arreglado)…

Google Maps 2018

Google Maps 2018, con el “artificio” de simular una esfera tridimensional en zooms ampliado para versión desktop.

________________
*Google Maps emplea principalmente la proyección de Mercator porque permite preservar los ángulos. Al principio, Google Maps no empleaba esta proyección, y como consecuencia en las ciudades e latitudes altas no se podían mantener los ángulos rectos en carreteras y similares. Por eso decidieron acudir a Mercator, porque aunque haciendo zoom a escala continental introduce distorsión, a nivel de planos de ciudades es mucho más adecuado.

Plataforma EOS: procesamiento de imágenes de satélite en el navegador
Nuevo volumen de "History of Cartography" disponible online