El Museo Secreto de la Humanidad

Rescata Ian Macky en su web personal esta misteriosa obra al completo, que puede descargarse para no tener que saltar de página en página en la red, aunque aviso, el archivo ocupa casi 230Mb y la velocidad de descarga es bastante lenta. The Secret Museum of Mankind está formado por un conjunto de cinco volúmenes, cada uno dedicado a un continente, publicados en 1935 sin que conste su autor o cuenten con crédito alguno, ni numeración de las páginas ni sumario. Aparecieron editados por Manhattan House en Nueva York y, desde entonces, se ha convertido en una de las obras más misteriosas del siglo XX, porque nunca fue reeditada ni se conocen datos sobre sus promotores. Se trata de una colección de fotografías recogidas por todo el planeta, sin orden aparente, salvo la separación por continentes. El único complemento a las imágenes son sencillos pies de foto, por lo demás, no existen datos adicionales. Los motivos de las fotografías son sorprendentes, puesto que se reunen todo tipo de tópicos raciales, algo típico de los libros de “tipos humanos” de la época, puede decirse que con claro tinte racista. Aparecen escenas cotidianas, fiestas populares, grupos humanos de todo tipo, ejecuciones, funerales, bodas, trabajos o diversiones. En una época en la que la eugenesia y la implicación de la política en todo lo racial era el pan de cada día en Europa y América, este tipo de libros levantaban pasiones. En definitiva, nos encontramos ante una obra enigmática, de la que casi nada se conoce, que recoge casi mil imágenes tópicas de los cinco continentes a principios del siglo XX.

Como muestra de lo grotesco de muchas de las imágenes que se recogen en estos volúmenes, además de tópicos desgastados como mostrar un torero español y cosas similares, he aquí algo que, pensé, era una especie de leyenda. Hace tiempo, gracias a Xefer, recogí una serie de crónicas de viajeros europeos del siglo XIX en las que se hacía referencia a un método de ejecución especialmente macabro que de practicaba en África. El condenado era inmovilizado y su cabeza se ataba a un tronco de árbol flexible en tensión. Cuando el brujo verdugo golpeaba con un machete al condenado en el cuello, por la espalda, su cabeza salía volando, decían que así su alma era destruída. No encontré entonces ninguna imagen al respecto, cosa que sí aparece en el volumen dedicado a África en este libro aunque, al parecer, se trata de una recreación, porque este tipo de ejecución no se practicaría desde mucho antes de ver la luz el libro. [No incluyo aquí la imagen porque puede resultar molesta para muchas personas.]

Comparte este contenido...
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone


PRÓXIMO ARTÍCULO:
»
ANTERIOR ARTÍCULO:
«