¡No toque Vd. el gancho!

Recomiendo vivamente, para apasionados de los paleomedios y demás métodos de comunicación obsoletos, la lectura y repaso de las siguientes instrucciones detalladas acerca del uso de teléfonos automáticos que datan de 1926. Una delicia, en especial me ha llamado la atención de la sección de telefonemas, algo así como un antepasado del contestador automático, pero con voz de operadora.

| Ver imagen ampliada |
img

Fuente: Nuevo Mundo (Madrid), 3 de diciembre de 1926. (Biblioteca Nacional, PDF).

Comparte este contenido...
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone


PRÓXIMO ARTÍCULO:
»
ANTERIOR ARTÍCULO:
«