Elisa Garnerin, pionera del paracaidismo

imgEsta tarde, maquetando el primer número de El Viaje de Argos, ezine del que comentaré más detalles en breve, me he reencontrado con una pionera del aire. Mientras repasaba un artículo de Carlos Canales dedicado a varios pioneros de la aerostación, apareció una breve referencia a Elisa Garnerin:

Esta audaz aeronauta, sobrina de André Jacques Garnerin, saltó sobre el Parque del Retiro desde un globo el 26 de abril de 1810, en el primer salto paracaidista de la historia de España.

Toda una aventura que, en realidad, no era nada novedoso para la francesa porque había realizado anteriormente saltos exitosos en varias ciudades europeas. Curiosamente, dependiendo de la fuente que se consulte, la tal Elisa era sobrina, hija, hija adoptiva o esposa de André. No es que el dato importe mucho, pero me ha chocado ver tal grado de confusión sobre el parentesco entre ambos personajes.

André Jacques Garnerin es recordado por haber retomado los esfuerzos teóricos de Leonardo da Vinci, para lograr convertirse en el primer paracaidista de la historia, saltando con su propio modelo de paracaídas desde un globo de hidrógeno, situado a más de trescientos metros de altura sobre París, el 22 de octubre de 1797. Desde aquel día, André se dedicó a recorrer Europa haciendo exhibiciones de salto. Su modelo original era bastante inestable, porque el conjunto de la superficie del paracaídas no tenía abertura alguna por la que el aire pudiera circular de manera adecuada. El problema fue solucionado por el astrónomo Joseph Jerôme Lalande, que sugirió la instalación de una abertura o válvula superior, con lo que el paracaídas de André ganó mucho en estabilidad.

Se cuenta que, en 1798, Jeanne Geneviève Labrosse, la esposa de Garnerin según las crónicas y no Elisa, como erróneamente aparece en ciertas fuentes, se convirtió en la primera mujer en saltar en paracaídas. Un hecho histórico, cierto, pero si hay que mencionar alguna pionera de este deporte aéreo, sin duda habría que referirse a Elisa Garnerin, que realizó más de cuarenta saltos por todo el continente entre 1815 y 1836.

Como, en estos casos, siempre es fascinante acudir a documentos de la época, veamos qué nos narraba, por ejemplo, el Semanario Pintoresco Español del 24 de julio de 1836 sobre las aventuras de Elisa en Madrid, donde al parecer no logró realizar el salto que la convertiría en la primera mujer en saltar en paracaídas en España, tal y como suele citarse (he mantenido las peculiaridades ortográficas del original):

En octubre de 1797 Garnerin se elevó en Paris para bajar en paracaidas. Llegado à la altura de 300 toesas dejó el globo, y aunque la caida fue en estremo oscilatoria no le impidió llegar felizmente á tierra.

El mismo aeronauta y su hija la señorita Elisa repitieron felizmente esta esperiencia en los años sucesivos, mas aunque por los de 1816 ó 17 intentaron hacerlo en esta capital llamando al Retiro à toda la poblacion, fueron inútiles sus esfuerzos para henchir el globo, quedando el público matritense privado de tan deseado espectáculo.

Como puede verse, la costumbre que tengo por acudir a fuentes añejas para comprobar datos o citas llega a ser, a veces, una manía.

img

Comparte este contenido...
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone


PRÓXIMO ARTÍCULO:
»
ANTERIOR ARTÍCULO:
«