El vuelo de Abbas Ibn Firnas

FirnasSiguiendo la línea del tiempo, pero como el cangrejo, buscando pioneros del vuelo casi desconocidos, mucho tiempo antes del planeo que Diego Marín logró en 1793, alguien ya lo había “practicado”, esta vez no se trató de Burgos, ahora nos trasladamos a Córdoba, hace mucho tiempo, concretamente en el siglo IX.

Philip Hitti afirma rotundamente, en su obra Historia de los Árabes, que Ibn Firnas fue el primer ser humano, conocido, en desarrollar un intento científico de vuelo. ¿Qué se sabe de este curioso personaje?

Hoy, en el mundo árabe, Ibn Firnas es considerado un héroe. En algunos países, como Libia, se han emitido sellos de correo recordando su gesta, incluso un cráter lunar lleva su nombre. Uno de los aeropuertos de Bagdad, famoso en los últimos tiempos como zona de combate, lleva su nombre.

Abbas Ibn Firnas, nacido en algún lugar cercano a Ronda, en Al-Andalus, en una fecha desconocida, falleció, y esto sí se conoce, en el año 887. En su época era muy conocido, en tierras musulmanas, por sus experimentos químicos y sus audaces ideas técnicas aplicadas a grandes obras de ingeniería. También fue un reputado poeta, experto en el uso de cristales para fabricar lentes, astrónomo, físico y mecánico de primera. Diseñó y construyó un reloj de agua muy original, llamado Al-Maqata.

En el 852, un “loco” llamado Armen Firman1, intentó volar lanzándose con una gran capa desde una torre en Córdoba… ¡pero no se mató! Aquella temeraria aventura, posiblemente observada por Ibn Firnas, parece que sirvió de semilla para su idea construir una máquina capaz de volar. Así, tras muchos años de pruebas y cálculos, observando el vuelo de las aves y pensando en profundidad en cómo llevar a cabo su ilusión de volar, llegado el año 875, termina de construir su propio planeador. Esta vez no era una simple capa, ni un “paracaídas”, no, su máquina era un planeador con alguna capacidad de control, algo así como un ala delta primitiva revestida de plumas y seda. Ibn Firnas, saltó de la mezquita de Córdoba y… ¡planeó! No hay datos de la distancia que pudo recorrer, pero sí se sabe que, durante el aterrizaje, se lastimó la espalda, lesión que arrastró el resto de su vida.

Imagen: The Islamic Times, Noviembre 1998.

___________________
1 AVISO: Esta afirmación parece ser errónea, aunque aparece publicada en varios lugares desde hace tiempo. Atendiendo a varios comentarios y correos, la cuestión quedaría tal y como amablemente comenta Rafa1982:

“Armen Firman” y “Abbas Ibn Firnas” son la misma persona sólo que un nombre es el castellanizado y otro el original. (…) Por otra parte, he leído dos versiones sobre el lugar: una dice que fue desde Al-Rushafa (hoy en los terrenos del Parador de La Arruzafa, o al revés); así como sobre el tiempo (unos dicen que duró unos segundos, y otros dicen que voló durante más de diez minutos y llegó a cruzar el Guadalquivir). Fuera como fuese, tuvo que ser impresionante. (…) La confusión de Armen Firman vs Abbas Ibn Firnas se aclara cuando se ve que los primeros que daban identidades separadas para ambos nombres propios, hablaban de un “joven” Ibn Firnas en el año 852… pero resulta que él nació en el año 810, y por tanto tenía entonces 42: nada de joven sino, para la época, “viejo”. :-)”.

Por tanto, queda pendiente la reforma del artículo para cuando sea posible y sirva esta nota como aviso del error.

Comparte este contenido...
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone


PRÓXIMO ARTÍCULO:
»
ANTERIOR ARTÍCULO:
«