Pet Shop Boys y El Acorazado Potemkin

Hasta hoy nunca había traído un asunto musical a TecOb. Natural, porque lo normal es que hable de máquinas o teorías científicas. Pero hay momentos especiales, como éste. El día cinco de este mes, se editó en CD la banda sonora que Pet Shop Boys han realizado sobre el clásico de Eisenstein, El Acorazado Potemkin.

Portada del discoEn cuestión de gustos musicales soy algo así como un bicho raro. Me encanta el techno de los ochenta, desde Pet Shop Boys a Depeche Mode pasando por Visage o New Order. Pero también, y no creo que sea contradictorio, me apasionan Beethoven, Brahms o Chopin. Es más, me declaro adicto incondicional de la Segunda Escuela de Viena, sobre todo de Alban Berg. Y me atraen los serialistas y otros maestros de vanguardia inclasificables, como el excelso Olivier Messiaen.

Claro que, todavía, hay quien piensa que no se puede disfrutar igual de una composición “seria” como Noche Transfigurada de Schöenberg como de Being Boring de Pet Shop Boys. Seguramente esto que acabo de escribir es poco menos que un sacrilegio para los puristas. Para mí, es una realidad vivida en primera persona. Nunca he comprendido eso de que no pueden mezclase “churras” con “merinas”, o lo que es lo mismo, pasando de ovejas a música, no se puede mezclar, no al menos sin perder “clase” o “calidad” una composició sinfónica y la música techo. En esto, la música electroacústica está poco a poco ganando partidas, pero con mucho esfuerzo.

Chris Lowe / EFEY con esto llego a esta composición que me lleva maravillando desde hace dos días. Se trata de la banda sonora que Neil Tennant y Chris Lowe, o sea, los británicos Pet Shop Boys, han compuesto para la película muda de Eisenstein creada en 1925, El Acorazado Potemkin, todo un mito de la historia del cine. Hace un año, se estrenó la partitura en directo en la londinense Trafalgar Square, donde Tennant, Lowe y la Orquesta Sinfónica de Dresde, ante veinticinco mil personas, junto con la proyección de la película, que es como de verdad se “siente” la música, maravillaron con la fusión “imposible” de sinfonismo y techno melancólico y épico.

Neal Tennant / EFEHe de decir que, cuando escuché hablar del proyecto, encargado a Pet Shop Boys por el ICA, el Instituto de Arte Contemporáneo de Londres, no pensé que el resultado fuera tan excepcional. Naturalmente, en esto soy muy parcial, porque además de apasionado del sinfonismo clásico, también soy “viejo” fan de PSB. Pero quizá por todo ello me mostraba muy crítico con la idea a priori. Ahora, con el resultado delante, no puedo por menos que reconocer mi error. Es una obra maestra. Lástima que los prejuicios de los “sabios” siga en pie contra este tipo de uniones creativas. Por cierto, quiero elogiar desde aquí la orquestación que el compositor alemán Torsten Rash ha realizado para la sección de cuerdas, una maravilla.

Por último, he de recordar que esta banda sonora es la tercera oficial del clásico de Eisenstein, tras las partituras de Dmitri Shostakovich y Edmund Meisel.

Más info: Pet Shop Boys web oficial

Comparte este contenido...
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone


PRÓXIMO ARTÍCULO:
»
ANTERIOR ARTÍCULO:
«