Destellos en el cielo

Hace poco comenté por encima lo interesante que resulta la herramienta en línea Heavens-Above para el aficionado a la observación de satélites artificiales, pero pasé por encima de los destellos Iridium y a muchos no les quedó clara la cuestión. Por eso, y para aprovechar las noches de verano y ver alguno de esos destellos, paso a explicarlo un poco más a través del resumen de un texto de mi viejo blog, que también apareció en papel. A ver si alguien más se anima a mirar al cielo, identificando lo que ve, claro.

La octava maravilla del mundo, al menos así es como algunos denominan a uno de los esfuerzos de ingeniería más importantes de la historia: La Constelación Iridium. Tras una década de desarrollo y una inversión milmillonaria la compañía de telecomunicaciones Motorola comenzó en 1997 el despliegue en órbita baja terrestre de decenas de pequeños satélites de comunicaciones para su sistema de telefonía celular planetaria danominada Iridium. La idea consistía en crear una red de apoyo por satélite que permitiera las comunicaciones allá donde uno se encontrara, ya sea el Sahara o el Polo Sur, sin problemas de cobertura. El sistema realmente funciona, pero el esquema comercial ha sido un desastre, poca difusión de sus terminales y precios prohibitivos llevaron a la compañía a declarar la bancarrota del sistema Iridium en el año 2000 y se anunció que la constelación de satélites sería desintegrada en la atmósfera. En ese momento muchos aficionados a la astronomía de todo el mundo alzaron la voz para salvar a los Iridium, creando una campaña mundial para remediar el que parecía su final prematuro. ¿ Y todo esto porqué? Es muy simple, los satélites Iridium proporcionan uno de los espectáculos celestes más sorprendentes y fáciles de observar por todas las personas del planeta: son los destellos Iridium. En la actualidad otra compañía ha recomprado el sistema, por lo que parece que la constelación continuará recorriendo nuestros cielos algún tiempo más.

¿Qué son los destellos Iridium? En mayor o menor medida todos los satélites artificiales que orbiten cerca de la Tierra son observables al pasar sobre nosotros en el cielo nocturno, si uno sabe donde mirar. En los últimos tiempos es sobresaliente el paso como veloz “estrella” brillante de la Estación Espacial Internacional, a veces acompañada por otro lucero anómalo…que resulta ser el Transbordador Espacial en maniobra de acercamiento o alejamiento de la Estación. Sabiendo el día y la hora, el ángulo, y pidiendo permiso a las nubes para que no se interpongan en nuestro campo visual nocturno, todos podemos ver pasar a esos dos ingénios espaciales sobre el fondo estrellado a ojo desnudo. Lo que hace especiales a los Iridium es su brillantez y su velocidad. Son ciertamente magníficos y espectaculares, llegando a ser confundidos con ovnis por personas no avisadas dado lo magnífico de su paso por el cielo. Al reflejar la luz del Sol en sus dos antenas planas de alumínio, estos satélites emiten destellos que son mas brillantes que cualquier estrella o planeta del firmamento. El fenómeno apenas dura unos segundos, pero es magnífico. Es observable desde cualquier punto del planeta, si bien para cada localización en la superfície se producirá en fechas y zonas diferentes ya que debe coincidir el ángulo de reflexión del Sol en el Satélite con la zona del observador. Lo primero que se ve es un pálido punto de luz que se desplaza veloz por la bóveda celeste, de pronto su brillo aumenta indescriptiblemente creando un gran destello para seguidamente irse apagando y desapareciendo en la nada.

¿Cómo observar este espectáculo celestial? Hay dos aspectos vitales si se quiere observar un destello Iridium. El primero es contar con la información sobre qué días pasan los satélites por nuestra localidad, a qué hora y en que ángulos. El otro aspecto vital es que el cielo no se encuentre nublado cuando llegue el momento, lógicamente. El acceso a la información actualmente no es ningún problema. Los aficionados a la observación de satélites han creado múltiples programas que nos darán los datos para nuestra región. Sin embargo, personalmente, pienso que la mejor manera de informarse consiste en visitar heavens-above, lugar de Internet especializado en la observación satelital. Es una página en inglés, pero con un interface bastante simple. Primero hay que introducir la localidad desde la que se va a efectuar la observación, no hay problema pues en su listado están hasta los pueblos más pequeños. Si alguno no aparece, no hay mas que elegir el mas cercano geográficamente a nosotros o poner nuestras coordenadas a mano si las conocemos. Después no hay mas que elegir el día que se desee o la semana y se nos darán los datos de observación. Estos datos vienen en la siguiente forma:

Date: Fecha. Local time: Hora local en la que pasa el satélite.
Intensity: Es la intensidad que alcanzará el destello en esa localidad, suele ser entre un mínimo de (-1) a un máximo de (-8). Distance to flare centre: Distancia desde tu localidad hasta el lugar donde se podrá ver el destello máximo. Satellite: Nos dice cual es el satélite Iridium, número, que vamos a observar. Alt: Es el ángulo al que hay que elevar la vista para ver el destello, va de 0º en el horizonte a 90º justo en nuestra vertical. Azimuth: Es el punto cardinal en el que hay que dirigir nuestra mirada, de 0º a 360º. Para localizarlo es útil utilizar una brújula con escala en grados.

Comparte este contenido...
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone


PRÓXIMO ARTÍCULO:
»
ANTERIOR ARTÍCULO:
«