Lo mejor de TecOb en 2016

Este año que está a punto de terminar no ha habido mucho movimiento en Tecnología Obsoleta, más que nada porque otros proyectos se han llevado la mayor parte de mi tiempo de escritura, sobre todo mi nuevo libro, Aviones bizarros, escrito junto a José Manuel Gil. En total, han sido 40 los artículos nuevos publicados en este blog, que cuenta ya con once años de vida y más de un millar de artículos. Entre los que han visto la luz este año, y a modo de resumen de estos últimos meses, me gustaría destacar algunos que me parecen los más interesantes. He aquí lo mejor de TecOb en 2016 y, cómo no, mis mejores deseos para los lectores de este blog para el próximo año…

En el mes de enero nos visitó un pionero de la aviación española, Heraclio Alfaro, y pudimos igualmente recordar cierto artilugio bélico de La Coruña: una calculadora de tiro y mesa de trazado de 1926. De febrero destacaría, sin duda, el curioso tren sobre neumáticos diseñado por Michelin en 1931. En marzo hubo tiempo para recordar al creador de la pistola Campo-Giro, mientras que en abril publiqué, entre otras, dos historias de las que guardo buen recuerdo. Por un lado, ahí quedó la aventura de los actores mecánicos de Francisco Sanz y, por otro, el fascinante Kinethórizon de Roso de Luna.

En mayo destaca la historia del carburo de calcio y, en junio, circulamos un rato flotando sobre el asfalto con el Curtiss-Wright 2500 ¡El hover-coche! Ese mismo mes nos visitó un personaje que, posiblemente, inspiró la figura del doctor Frankenstein, el misterioso Andrew Crosse. A las puertas del bicentenario del año sin verano de 1816, tuvimos oportunidad de conocer al intrépido piloto Benito Loygorri. En Julio repasamos la vida de Nikola Tesla con un cómic añejo y, en agosto, paseamos sobre las aguas del Niágara a bordo del Spanish Aerocar de Torres Quevedo. Un programa de radio para aprender a volar aeroplanos, de 1928, fue sin duda lo mejor del mes de septiembre, mientras que, llegados al último trimestre, entre todo el lío del lanzamiento de mi nuevo libro, aparecieron algunas historias realmente interesantes, como un recuerdo del día que Charles Lindbergh amerizó en Santoña, o un extenso artículo sobre los cañones de La Cavada.

Y ahora, unos días de espera, hasta comenzar con fuerzas en año 2017 que, espero, nos traiga historias interesantes e inolvidables. ¡Feliz Navidad!

Comparte este contenido...
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestEmail this to someone


PRÓXIMO ARTÍCULO:
»
ANTERIOR ARTÍCULO:
«